LED que disponen de lógica integrada, por lo que es posible variar el color de cada LED de forma individual(a diferencia de las tiras RGB convencionales en las que todos los LED cambian de color de forma simultánea). Esto abre la puerta a un sinfín de aplicaciones y combinaciones, que van desde dotar de iluminaciones distintas zonas con una única tira, animaciones complejas, o incluso generar pantallas enteras de alta luminosidad.